Como aplicar bien la crema solar

Proteger la piel del sol es sin duda ser la parte más importante de tu rutina de belleza, sobre todo durante la temporada veraniega en la que los días de playa y paseos al aire libre hacen que la piel esté en contacto directo con los rayos UVA y UVB. Sin embargo, es importante saber que no basta con elegir la crema solar adecuada sino que también debes aplicarla correctamente ya que se lo contrario tu piel continuará desprotegida.
Por eso, en este post hemos reunido algunos consejos sobre cómo aplicar la crema solar correctamente que te ayudarán a proteger tu piel y la de tu familia.

• Elige la crema solar adecuada

Comprar el fotoprotector o crema solar más adecuada para tu piel puede ser bastante complicado, sobre todo cuando no se cuenta con información al respecto. Para ser breve con respecto a este asunto, te recomendamos elegir una crema solar que tenga un factor de protección solar (SPF) de 30 o más, que sea resistente al agua y que además, proporcione cobertura de amplio espectro es decir, que proteja tu piel tanto de los rayos ultravioletas UVA como UVB.

Otro consejo importante es que adquieras uno específico para el área del rostro, cuello y escote, ya que son áreas que por lo general suelen tener la piel mucho más fina y estar mucho más expuestas al sol.

• Aplica la crema antes de salir de casa

Un error muy común que suelen cometer las personas es aplicar el protector solar en el preciso momento en el que se tumban bajo el sol. Es importante que apliques protector solar al menos, 30 minutos antes de la exposición, pues es el tiempo que tardan los filtros químicos en actuar y penetrar completamente en la piel.

• Cuidado con las cantidades

Ni mucho ni poco. Para proteger tu piel de las quemaduras solares es recomendable aplicar aproximadamente unos 30 ml de producto por todo el cuerpo en cada aplicación.

• Extiende la crema en todas las áreas de manera uniforme

Aplica crema en todas las áreas expuestas sin olvidar las orejas, los pies, las piernas, manos, ingles, etc. Pide a alguien que te ayude o en caso de que tengas ningún acompañante, utiliza un protector solar en formato de spray que es mucho más fácil de aplicar.

Recuerda proteger tu cuero cabelludo con un sombrero y en el caso particular de las personas calvas, es recomendable aplicar crema por toda el área de la cabeza. Para proteger los labios, utiliza un bálsamo con SPF 15.

• Evita usar anti mosquitos u otras lociones

Muchas personas suelen combinar la crema solar con la crema facial diaria o los repelentes de insectos. Si bien, es recomendable usar la crema solar sobre la piel limpia es decir, sin combinar con ningún otro tipo de lociones, maquillaje o fragancias para garantizar su protección.

Pero si eres de los que no puede salir de casa sin aplicar su crema facial diaria te recomendamos que la apliques luego de tu protector solar. Es decir, primero aplicar la crema solar, esperar que absorba muy bien y luego la crema facial para no perder el efecto fotoprotector del mismo.

En el caso de los anti mosquitos, estudios recientes han demostrado que este tipo de productos poseen ingredientes que degradan el factor de protección de las cremas solares, por lo que recomendamos que no los utilices cuando te expongas al sol.

Ahora que sabes cómo aplicar correctamente la crema solar no queda más que seguir disfrutando lo que queda de verano. Recuerda repetir la aplicación cada 2 o 3 horas y mantener el cuerpo hidratado con agua, zumos o frutas.

Sol y Cirugía Plastica

Siempre os comentamos que hay que proteger las cicatrices de la cirugia del sol, para evitar que se manchen, pero como?

La mejor manera es una barrera física como un bikini o un bañador oscuro que tape por completo las cicatrices. Otra buena opción es usar los parches de silicona como Trofoblastin o Mephifor, que a parte de proteger la zona del sol ayudan a una mejor cicatrización.

Otra opción es usar una crema solar con un un Buen SPF

¿Qué significa el SPF?

Cuando hablamos del SPF de un protector solar nos referimos al tiempo de protección ante los rayos UVA y UVB. Es decir, el número que acompaña estas siglas nos dice por cuánto tiempo se multiplica nuestra resistencia natural al sol. Por ejemplo, si nos quemamos habitualmente a los 20 minutos de estar expuestos a los rayos solares, con un SPF 15 multiplicaremos este tiempo por 15.

Una buena opción para las cicatrices post-cirugía es usar un SPF entre 50 y 100.

Perone

Catálogo instrumentos

Planificación de la Cirugia de Aumento de Mama

Ranieri Ripoli

A la hora de elegir un implante hay dos parametros fundamentales para decidir el tipo y el tamaño. El primero y el mas importante es el diametro o base del pecho. Este parametro, a lo que hay que restar la cantidad de tejido mamario, que se puede estimar con el pinch lateral/ 2, sirve para elegir la base del implante.

El segundo es la cantidad de piel desde el pezon hasta el surco submamario(arco), que hay que medir en condiciones de reposos y bajo maximo estiramiento. Esta variable, a la cual hay que restar la candidad de tejido mamario infeior o pinch inferior/2 , nos sirve para decir la proyeccion del implante .

Haciendo un ejemplo: Si tenemos estas variables

Calculo de la Base del Implante

  • Base del Pecho: 11 cm
  • Pinch medial: 2 cm
  • Base Implante: 11-(2/2) = 10 cm

Calculo de la Proyección del implante

  • Arco inferior: 9 cm
  • Pinch Inferior: 3 cm
  • Arco del Implante:  9-(3/2) = 7.5

Con estos parametros tendremos que elegir  entre Full 235 y un Corsé de 280 cm.

Claramente podemos desviarnos un poco de estos numeros. Si  sin olvidarnos que se colocamos un implante con la base mas ancha de la del pecho este estará desplazado hacia la axila mientras que si la base es mas pequeña nos resultará dificil centrar este sobre la areola

Si ponemos un implante con arco mayor que el arco inferior del pecho de igual manera o el pezon se quederá mirando hacia abajo o si bajamos el surco podemos tener el efecto de doble burbuja. De la misma manera un implante con arco infeior al calculado no podrá rellenar el polo superior, dejando un pecho vacio.

 

RoundImpant-SizeCart

¿Cuál es la talla de sujetador más común en España? Descubre la media española

Hace un tiempo, una página web especializada en la elaboración de mapas realizaba uno con la talla de copa más común en cada país. En este caso usaba datos de venta, haciendo una media de los sujetadores adquiridos en cada país y tomando como referencia el  tamaño de la copa (desde la más pequeña, la copa ‘A’, pasando por la copa ‘B’,  la copa ‘C’ y hasta la ‘D’, aunque también se hace referencia a tamaños por encima de la Copa ‘D’).

 

Tenemos que recordar que la talla de copa es el tamaño del pecho en relación con el cuerpo y va desde la copa A, que es de las más pequeñas, hasta la copa O, que es la más grande que se fabrica. Visita nuestro post si quieres averiguar cómo saber la talla de sujetador. Así, con este mapa, de un solo golpe de vista podemos ver en qué países hay más pechos grandes y en cuáles son más pequeños, evidentemente como media.

 

 
Mapa con zoom en Europa que muestra las medias de talla de sujetador. TARGETMAPS

 

Según este mapa, la mayoría de las mujeres de Noruega, Suecia y Rusia tienen los pechos más grandes. Y en Bielorrusia, Túnez o Indonesia, la mayoría de las mujeres son mucho menos voluptuosas, con una mayoría de talla de copa A.

 

LA TALLA DE SUJETADOR MÁS COMÚN EN ESPAÑA ES PEQUEÑA: LA COPA B

 

Las españolas no se caracterizan  por tener un pecho demasiado grande. Según este estudio, nuestra talla de sujetador más común nos sitúa en la penúltima categoría, con una media de copa ‘B’, que es más bien pequeña. Esto nos aleja de la media europea donde predominan las copas ‘C’ y ‘D’. De hecho, diversos estudios señalan que las tallas más vendidas en España son la 90B, 95B y 95C.

 

Como la copa ‘B’ es la talla de sujetador más común de España seguida de la copa ‘C’, la mayoría de tiendas trabaja mucho más esas copas y resulta difícil encontrar sujetadores de tallas grandes, como una copa ‘D’ y ya no hablemos de las más grandes, como una copa ‘F’, copa ‘G’ o copa ‘L’, por mencionar algunas.

 

Cómo saber la talla de sujetador y la copa correcta

¿Qué talla de sujetador tengo? Seguramente si has llegado hasta aquí esa sea una preocupación que ronda tu cabeza. Nada más lejos de la realidad, muy pocas mujeres saben cómo averiguar la talla de sujetador. Los sujetadores tienen un patronaje estándar mientras que cada pecho y escote es único, por eso muchas veces resulta complicado encontrar el que mejor se nos adapta.

 

No todas sabemos la diferencia entre copa y contorno, una cuenta muy importante para calcular la talla de sujetador correcta. Muchas nos referimos a la talla del sujetador sólo por el número – “Yo tengo una 90” – pero es un error. No obstante, resulta complicado encontrar la talla de sujetador perfecta, pues muchas tiendas de lencería no venden sujetadores de copas grandes. Hay que tener dos conceptos muy claros: la copa y la talla.

La talla es el contorno justo por debajo del pecho, lo que nos indica el tamaño del cierre del sujetador. Se calcula midiendo toda la vuelta del torso justo por debajo del pecho.  Apunta el número que te de ese contorno, es el que corresponde a 70, 80, 85, 90…. A esta medida la llamaremos A y corresponde directamente a la talla de contorno europea.

contorno bajo pechoLa copa se calcula midiendo todo el contorno justo por la parte más alta del pecho, siempre con un sujetador puesto que te siente bien: coloca el metro en horizontal rodeando la espalda y apunta el número que te dé. A esta medida la llamaremos B.

Talla contorno sobre-pecho 

Ya tienes los dos números para conseguir saber la talla completa que necesitas!

  • Talla de contorno española o francesa, le sumamos 15 al contorno obtenido: FR = A + 15
  • Talla de contorno europea, es el contorno obtenido: EU = A
  • Talla de copa, restamos los dos contornos obtenidos: B – A

Contornos calculo talla sujetador 

Tabla de copas de sujetador: restar  B – A
Entre 12 – 14 cm: corresponde a copa A.
Entre 14 – 16 cm: corresponde a copa B.
Entre 16 – 18 cm: corresponde a copa C.
Entre 18 – 20 cm: corresponde a copa D.
Entre 20 – 22 cm: corresponde a copa E.
Entre 22 – 24 cm: corresponde a copa F.
Entre 24 – 26 cm: corresponde a copa G.
Entre 26 – 28 cm: corresponde a copa H.
Entre 28 – 30 cm: corresponde a copa I.
Entre 30 – 32 cm: corresponde a copa J.

 

Un ejemplo: para unas medidas de contorno por la zona del pezón de 95 cm y de  76 cm por debajo del pecho, dan lugar a una talla de sujetador 90 copa D al ser la diferencia entre ambas cifras de 19 cm.

 

Una vez que sabemos la talla y la copa, tenemos que tener en cuenta una serie de factores, porque no olvidemos que cada pecho es un mundo! La talla y la copa nos dan un punto de partida pero hay que ajustarlo porque un sujetador debe ser cómodo y respetar tu cuerpo:

 

 

 

 

1.       El tirante no tiene que ser demasiado corto ni largo. No debe dejar marcas. Si tienes un pecho grande y pesado elige un tirante cómodo y no demasiado fino para que no se clave en la piel. Si los tirantes se caen o aprietan demasiado, prueba otro modelo. 
 aprieta de contorno 2.       Si el cierre te aprieta, es que necesitas una talla más de contorno (si has cogido una 90D prueba una 95C) 
El cierre se seube 3.       Si el cierre se sube por la espalda, entonces es demasiado grande, prueba una talla menos (si has cogido una 90D prueba una 85E) 
  4.       Si la copa queda hueca, primero ajusta los tirantes, a veces basta con esto! Si no funciona, prueba una copa más pequeña (si has cogido una 90D, prueba la 90C). Si no se arregla, entonces es que ese patrón no es para ti, prueba un modelo diferente. 
5.       Si la copa aprieta demasiado y el pecho se sale por encima,  por los lados o por debajo, es que la copa es demasiado pequeña (si has cogido una 90D, prueba la 90E) 

Al llevar tu talla completa ideal notarás la diferencia. Si usas sujetadores con aro, éste debe asentarse perfectamente alrededor del tejido mamario, no sobre él y el separador de las copas debe quedar pegado al esternón. La banda debe quedar ajustada, que quepa uno o máximo dos dedos entre la piel y la banda.

 

Nuestro cuerpo cambia con la edad y el pecho también, por eso es importante revisar tus medidas periódicamente para poder elegir el sujetador adecuado para cada momento. Si necesitamos sujetadores especiales o específicos como sujetadores de deporte, de embarazo y lactancia, para operaciones de pecho, mastectomía…  Te aconsejamos hablar con un especialista para saber qué tipo de sujetador te conviene más.

.

Fajas, no solo para el post-operatorio..

El uso de una faja no está limitado al post-operatorio de una liposuccion , sino es una forma de cuidar tu postura, tu espalda y hasta posibles lesiones, por eso aquí te decimos los tipos de fajas que puedes usar.

Fajas Panty

Zona de Control: Abdomen y Glúteos

Función: “recortar” el estómago “alisar” las curvas y “darle forma” a los glúteos

Esta faja es perfecta para aquellas mujeres que están buscando desaparecer el tan odiado bulto del vientre pues se encarga prácticamente de mantener todo en su lugar, además una faja panty ejercerá calor en tu vientre para reducir su abultamiento.

Faja Body Cuerpo Entero

Zona de Control: Piernas, Caderas, Glúteos y Abdomen

Función: Sirve para marcar la cintura

La faja body ejerce un control de todo el cuerpo haciendo que luzca estilizado, actúa un poco como el corsé por lo que reduce varios centímetros o tallas. Es de cuerpo completo así que la puedes usar debajo de tu ropa.

Fajas Moldeadoras

Zona de control: Caderas, Muslos, Glúteos, Cintura, Espalda y Pecho

Función: Ajustar el vientre, alisar los muslos, las caderas y la espalda, levanta los senos y los glúteos.

La faja moldeadora es ideal para moldear por completo el cuerpo pues recoge el exceso de grasas de las diferentes zonas y las reubica en el lugar correcto, por eso es que después de usarla por un buen periodo de tiempo el cuerpo adquiere una forma más esbelta y estilizada, así que si tienes que ponerte el vestido para la fiesta de salón comienza poniendote la faja desde unos días antes y ese día así lucirás más estilizada.

Fajas para el Torso

Zona de control: Cintura y pechos

Función: Definir la línea de la cintura y proporcionar una curva atractiva para el torso.

Es el arma perfecta para las mujeres que quieren estilizar la cintura, reducir el abultamiento del abdomen o como algunas lo llamamos “flotty” además de regresar los senos a su lugar. Este tipo de fajas para el torso se encargan de recoger el exceso de grasa y le dan al cuerpo una línea más fina por ende una figura más estilizada.

Fajas para muslos

Zona de Control: Piernas y Muslos

Función: Eliminar la celulitis o el exceso de peso en los muslos, las caderas y los glúteos

Es ideal para mujeres con muslos muy grandes y con celulitis o tendencia a desarrollarla, lo mejor de este tipo es que se puede usar debajo de la ropa es decir es la faja para muslos es tan delgada como unos leggings además que se ajustan y no se nota.

Fajas Colombianas

Zona de Control: Cuerpo entero

Función: Moldear el cuerpo de forma estética

La faja colombiana ejerce la misma función que la body, sólo que en este caso lo importante es el material con la que es fabricada, simplemente las mujeres que quieren una buena definición del cuerpo sin tener una faja que sea pesada, incómoda o con costuras las fajas colombianas son las adecuadas.

Fajas Post Parto

Zona de Control: Abdomen

Función: Ejercer cierta presión para regresar los órganos a su lugar más fácilmente así como el busto.

Las fajas pos parto además de ayudarte a poner todo en su lugar, si te hicieron una cesárea la faja será tu mejor aliada; primero usa tu venda para cubrir los puntos y después coloca la faja verás que te ayudará a disminuir el dolor y la incomodidad de la herida y pondrá todo en su lugar, para este tipo te recomendamos la panty o una faja post liposucción.

Todo lo referente a salud y cuidado personal lo puedes encontrar en nuestra tienda en línea, desde masajes y spa hasta cuidado del cabello y perfumes.

Como elegir un buen Sujedador

Además de la alimentación, cuidados cosméticos y principalmente ejercicio, el uso de un buen sujetador adecuado es una parte fundamental para conservar unos pechos firmes y sanos.

Una de las zonas de nuestro cuerpo más delicadas y que necesitan una especial atención en la mujer a lo largo de su vida sin duda son los pechos. Esta es una zona que puede cambiar en su tamaño, forma o volumen en las distintas etapas: adolescencia, embarazo, menopausia… son muchas las fases importantes por las que nuestros pechos necesitan una atención especial, no solamente por la razón más importante relativa a la salud, sino también porque son una zona de nuestro cuerpo que nos reafirma como mujeres y que queremos mantener siempre perfecta. Una buena apariencia siempre anima nuestra autoestima, cuidarse a lo largo de los años tiene su recompensa. Normalmente unos malos hábitos es lo primero que repercute en nuestra salud pero también en nuestro físico.

El sujetador es una prenda que desde la adolescencia llevamos diariamente y que en muchos casos no le prestamos la atención que merece. En muchas ocasiones nos dejamos guiar más en la elección de un sujetador por su parte estética olvidando su parte morfológica más importante.

Hoy en día hay infinidad de marcas lo que nos ofrece un buen abanico en precios, por ello elegir un buen sujetador no radica en su importe sino en nuestras necesidades, llevar un sujetador adecuado a nuestra figura y actividad es lo primordial.

Actualmente las marcas ofrecen prendas en materiales tecnológicos muy necesarios para prendas reductoras, de control, deportivas o de uso intensivo. Suelen ser prendas con precios más altos pero realmente por su durabilidad son más rentables y las más adecuadas en muchos casos.

Los sujetadores deportivos son un buen ejemplo, están diseñados para realizar una actividad intensiva donde la sujeción, elasticidad y los tejidos especialmente diseñados para resistir la sudoración son imprescindibles para garantizar una vida útil de la prenda.

Si tu talla de pecho es para un escote generoso te recomiendo que pongas especial atención en la confección de la prenda y tejido. Especialmente importante es la postura que mantienes a lo largo del día, por ello en tallas completas son necesarios buenos tejidos que aseguren una sujeción cómoda y que se adapten al pecho sin deformarse. Muy importante en estas tallas es el patronaje del sujetador que en muchos casos lleva refuerzos especiales.

Otro tipo de sujetador donde son imprescindibles tejidos especiales y tecnológicamente muy elaborados son los sujetadores reductores, de control o correctores de espalda. En este tipo de sujetadores yo recomendaría las marcas con más prestigio, ya que son las que investigan y ofrecen las prendas de mayor calidad, asegurando una eficiencia en su uso que dista mucho de otras marcas a veces de menor precio.

Por norma general la elección de un sujetador debería depender de la actividad a realizar con la prenda: uso diario, deportivo, corrector, lencería sexy de uso ocasional… Nuestra talla de contorno y copa, un punto fundamental para que el sujetador recoja el pecho correctamente y no pueda ocasionar problemas.

Hay que tener en cuenta que el uso del sujetador es diario, un sujetador de una talla incorrecta puede producir dolores en el pecho o axilas. Son muchas las mujeres que desconocen su talla de pecho correcta. Hay que saber la talla de contorno y copa para escoger el sujetador adecuado, pero además, hay que tener en cuenta que esta talla cambia en muchas ocasiones a lo largo de nuestra vida. Hay mujeres que con un simple aumento o disminución de peso pueden cambiar su talla. Por ello además de contemplar las situaciones excepcionales como embarazo, lactancia, etc. es importante tomarse la talla de pecho una vez al año, sobre todo en edades donde hay cambios hormonales que puedan hacer variar el volumen de nuestros pechos, como en la adolescencia o a partir de los 50 años donde en algunos casos se pueden desarrollar cambios importantes.

Los sujetadores son una prenda importante que nos brinda comodidad cuando escogemos el modelo y talla adecuados. No dudes en descartar sujetadores que no te ofrezcan un confort y adaptabilidad adecuados ya sea por una mala elección o por el desgaste natural de la prenda.

 

La talla del sujedador

¿Sabes cuál es tu talla de sujetador?  Como calcular la talla de sujetador:

Lo primero que debes saber es que la talla de pecho se compone de dos valores: Talla y Copa.

7 de cada 10 mujeres desconocen su talla correcta de sujetador, un 30% de consultas realizadas sobre dolores en los pechos provienen del uso de un sujetador inadecuado, lo cual incluye no utilizar la talla correcta.

La medida de copa es fundamental para que un sujetador siente bien y no dañe el pecho, aunque habitualmente es la talla que más desconocemos.

Las copas pueden ir desde la copa B hasta la copa G en algunos modelos. No todos los sujetadores se fabrican en todas las tallas y copas, pero en algunos modelos de marcas como Triumph, si puedes encontrar modelos hasta la copa G.

 

OBTÉN TU TALLA CORRECTA DE SUJETADOR EN 2 PASOS:

Ponte un sujetador sin rellenos y con aros, a ser posible, ajusta los tirantes si es necesario.

La talla de sujetador se compone de dos valores, talla y copa:

1-Talla: Mide el contorno justo por debajo del pecho.

2-Copa: Mide el contorno a la altura de pezón. La cinta métrica debe quedar apoyada en el centro del pecho para calcular toda la capacidad de este.

Con las medidas tomadas, consulta la siguiente tabla donde podrás encontrar tu talla correcta. Primero mira tu talla por tu medida de contorno y luego busca que copa le corresponde.

EJEMPLO:
Contorno = 81cm. Talla 95
Contorno pecho = 95cm. Copa B
Resultado: Talla sujetador 95B

(La talla de los bodies, en la mayoría de casos, se ecoge por talla de pecho ya que es muy importante que las copas sean las correctas a nuestra talla)

guia_tallas_sujetadores-2020_1.jpg

guia_tallas_sujetadores-2020_2.jpg